Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Relatos

Sillas gaming impactantes.

Si alguna cosa necesitamos los gamers son una buena salud de nuestra espalda tras un par de horas de juegos (los hay que incluso muchas más aunque personalmente no aconsejo engancharse tantas horas), son ni más ni menos que las sillas ergonómicas destinadas al ocio videojueguil.

Y es que después de jugar tanto rato la espalda y el trasero dan señales de tensión en forma de fatiga. Y es por eso que he decidido mostraros aquellas sillas que he visto por "el intené" que son una delicia para nuestras pobres espaldas y por qué no, para nuestra vista.
Advierto que las sillas que os muestro en esta sección son una simple recopilación de sillas que segun he podido ver en el mercado podrían pasar los "peajes" de compra de una silla según mi opinión y que si fuera por mi, las compraba en el caso de que necesitara una silla del estilo, pero ahora mismo tengo ya una que me da para pasar un tiempo trabajando en el blog y echar algunas partidas al company of heroes. xD
Por lo t…

Sombra atormentada.

Era justo lo que esperaba. La evolución de su hermano había sido considerable desde su último encuentro. Aunque él no había querido seguir los pasos de Gouken, admiraba y envidiaba en cierta manera su personalidad y su fuerza interior, contraria a la que había desarrollado él mismo con esfuerzo y tesón. Lamentablemente, Gouken seguía los pasos de su maestro, a quien en algun momento él admiró. Pero ese camino lo debilitaba como un próspero luchador, cosa que él detestaba. Estancarse era parte de una caída segura hacía el fin como guerrero respetable.
Desafortunadamente era inevitable el destino fatal de su profesor, ya que él debía y necesitaba cuestionar las artes limitadoras que enseñaba Goutetsu para demostrar tanto a él como a su hermano de que estaban equivocados y sus técnicas eran arcaicas y poco potenciadoras. Les impedían aumentar su energía.

Aquél fátidico día, cerca del Dojo logró superarse a si mismo, derrotando y acabando con la vida del que fue su mentor. No le dejó otr…

Memorias rotas.

Abrió los ojos con dificultad dado que alguien le estaba gritando de forma incesante. No entendía el motivo. Le dolía la cabeza pero consiguió levantarse de aquel rincón tan rápido como le permitían sus temblorosas piernas, para salir corriendo de aquel lugar en cuanto pudo mantenerse en pie.
A lo lejos seguía escuchando los berridos de aquel individuo irritante y molesto, aunque no entendía qué quería decir con tanta verborrea en otro idioma asi que intentó alejarse de alli.

Belleza oculta.

Había encargado un cuadro para decorar su ya de por si ataviada sala de estar para recibir a sus invitados con una obra de arte de su autoretrato. En cuanto llegó, mandó colocarlo a la vista de todo el mundo al entrar allí.
Una vez llegaron con la pesada carga, los empleados cogieron el gran cuadro de marcos dorados para colocarlo justo en la posición que había indicado sin ningún margen de error, a una altura por encima de la vista, justo en lo alto de un enorme mueble rustico de color marrón oscuro.

Unión entre culturas.

Los palillos estaban casi a un dedo del sushi de salmón que tenía a unos metros. Cuando de pronto una vara le golpeó para evitar que lo cogiera. El gordinflón se cogió su mano golpeada dando un pequeño grito de dolor y encogiéndose de hombros.

- Mucho sumo pero poca educación para comer Edmond! Deja alguno para el chef no? Haha! - rió el el camarero, guiñándole un ojo al grandullón.

El mal nunca muere.

Aquella situación estaba bajo control. Ese individuo de  flequillo largo y con gafas de intelectual no era rival para él.  Cuando quisiera, pondría fin a aquel sinsentido, pero no sin antes disfrutar un poco del tiempo de ocio que disponía y estirar un poco las piernas ya que hacía tiempo que no se movía y era el momento de utilizar su fuerza física sin usar el "Psycho Crusher" ni poderes de ningún estilo. Quería bajar un poco el nivel para observar si todavía tenía buena forma física.

Compromiso de un legado.

Entró lentamente por la puerta principal, la cual estaba medio abierta ya debido al viento que solía hacer por aquella zona regularmente. Al abrirla posando su mano derecha en la madera seca y medio extrañada un horrible sonido de la propia bisagra hizo ponerla fría del miedo y en un gesto de tensión, y como un gato saltó hacia atrás posicionándose de frente al enorme portal de la vivienda propinando una patada directa al centro de ésta, abriéndose de inmediato hasta llegar al tope de apertura en un golpe sordo y volviendose a cerrar hasta darle en las narices, volviéndose sobre la posición en la que ésta se hallaba en un inicio.

Mala hierba.

Recogió con su agilidad característica su móvil y su maletín lo alojó en su regazo derecho en dos movimientos, dando a su vez los últimos sorbos del té medio frío que aun le quedaba en la taza.
En el momento que agarró el pomo de la puerta de entrada recordó que había olvidado las llaves. Dio media vuelta sobre su talón  izquierdo en un gesto rápido y saltó de un brinco hasta el sofá del comedor situado a escasos metros.
"-Aquí estás, de mi no os escapais! -gritó con energía arrolladora."

Ya en el tren sacó de su  cartera la foto de su padre. Con una sensación de tranquilidad y paz la observó unos minutos y volvió a guardarla. Inspiró profunda y suavemente medio sonriendo y miró por la ventana, las montañas a lo lejos y los edificios imponentes de la ciudad, contrastando con humildes casas de familias que habían  aguantado firmemente la evolución industrial de la ciudad y se mantenían alli durante décadas. El gesto de su cara se cambió completamente, dando lugar a una sensa…

Odio e impotencia contenidos.

Todo apuntaba hacía otro viaje sin destino, de los que estaba tan acostumbrado, y el descapotable que poseía le brindaba un aire suave pero fresco en el rostro además de un sentimiento de libertad y privacidad únicos, que contrariedad.
El sol tampoco era intenso pero le venían bien las gafas oscuras y redondeadas último modelo que había comprado hace unos dias. Lo cierto es que éstas le hacían sentirse como un verdadero marine de las fuerzas armadas, pero desesperanzado. Hacer kilómetros era la unica forma de olvidar preocupaciones y de seguir avanzando sin darle demasiadas vueltas a la cabeza, dado que últimamente no podía parar de pensar e incluso casi no dormía.
Miró por su espejo retrovisor interior con el fin de apreciar algún defecto en su peinado erizado y rubio, casi inamovible, pero él sabía que su cabellera seguiría intacta- incluso después de haber dormido tantas horas y estando aun de resaca y con dolor de cabeza- ya que intentaba siempre mantener firme ese jodido tupé qu…

El nacimiento de un nuevo campeón estatal.

Estaba hastiado de escuchar su nombre día tras día. Incluso dentro de las palomitas que se estaba zampando con gran voracidad a puñados junto a su hermosa chica, quien tampoco se quedaba atrás, mientras veían una película en los cines de su barrio.
Tenían los dos la boca y parte del pecho completamente manchados de restos de azúcares, pegados por el efecto del caramelo, de todos los colores habidos y por haber.
Siempre salían del cine impregnados de ese dulce de color por casi toda su ropa, parecían haber salido de una guerra de pintura de paintball.

Viaje hacía tierras desconocidas.

Lo cierto es que Japón era una tierra desconocida para él. Aunque siempre le había gustado desarrollar las artes marciales, nunca había puesto verdadero interés, es más, casi había ido obligado por su padre pero en el fondo tenía ganas de pasar un verano en otro lugar, fuera desu país natal y conocer al maestro y amigo de su padre, le parecía una buena manera de salir y contemplar otras tierras, otras formas de vivir y de ser, quizá cambiara su forma de pensar o quien sabe, podría llegar a ser un gran luchador en un futuro y competir en algun torneo oficial de artes marciales que era algo que deseaba desde que era un niño. Su padre le había hablado alguna vez sobre el señor Gouken. Se trataba de un hombre a quien conoció años atrás por tierras niponas, en un viaje de negocios, donde coincidieron ambos. Decía que era una gran persona y que seguro que un tiempo allí le vendría bien para enderezarle y crecer como persona además de conocer lo que era un poco la humildad de la gente de a…

Actitud y Acción.

El rio que se posaba ante sus ojos fluía muy lentamente formando pequeños charcos aquí y allá, diminutos riachuelos que seguían a duras penas por un canal de barro agrietado por el sol.

Hace unos años había un caudal más abundante y rico. Aunque nunca fue suficiente para mantener a la población dado que aquella región necesitaba agua y comida y cada vez había menos víveres de un tiempo hasta ahora. Almenos antes podían subsistir pero ahora era una odisea hacerlo. Cada dia morían personas por enfermedades o hambre, era horroroso.

Cerró sus párpados lentamente y sentose con las piernas cruzadas en posición de loto, delante de aquellos surcos de agua amarronada, donde estuvo unas cuatro horas, intentando ralentizar sus pensamientos preocupantes que iban y venían y que no cesaban últimamente, de hecho, habían aumentado considerablemente.

La herida del mal.

La tormenta no amainaba en aquella noche umbría, un árbol ardía tímidamente, desde hacía un rato, a causa del impacto de un relámpago a escasos metros de donde se encontraban los dos contrincantes, formándose a la vez una pequeña humareda en la copa de éste, señal de que el fuego estaba casi en las últimas porque aquella lluvía era insistente y calaba los huesos.

Qué sucede con Krilin?

Krilin, uno de los protas más carismáticos de la saga Dragon Ball, siempre ha estado apoyando a su amigo Goku a erradicar el mal luchando codo con codo contra la temible organización de Red Ribbon, La vidente Baba (aquí en Catalunya), Freezer, Celula entre otros...
Lo curioso de todo es que al pobre siempre le han dado el papel más gafe de todos. Conocido por recibir tundas de todos los malos malosos y sus muertes en muchos combates (no recuerdo cuantas ha muerto la verdad...), ese niño de carita obscena y de aspecto budista (en el inicio de la serie), y fiel compi de sayajin más poderoso de la galaxia, siempre ha sido motivo de grandes y tristes finales en las temporadas de la serie.
Personalmente la que más recuerdo fue la de la epoca de Namek... Alli pilló la del pulpo entre  las fuerzas especiales y el propio Freezer, no se libraba. Quizá tenga alguna señal de "venir a por mi que me gusta recibir" o algo. En todo caso, creo que el chico tiene ímpetu y coraje de eso no h…

Improving hadoken!!

Parecía algo nerviosa, ése era el principal problema, su impaciencia le provocaba un bloqueo de energía y se le hacía imposible aumentar su concentración para lanzar aunque fuese una pequeño Hadoken. Ya no pedía asemejarse al de su principal mentor Ryu, pero al menos deseaba con todas sus fuerzas dominar la energía del hado y estaba dispuesta a conseguirlo.
Volvió a incorporarse girando su torso hacia la derecha colocando sus manos como si estuviera sosteniendo una bola de cristal, cerró sus ojos para centrarse. Comenzó a sentir un ligero calor en sus manos, cada vez más intenso. Notaba que las piedrecitas del suelo, de su alrededor se movían.
Abrió los ojos y se dio cuenta de que una pequeña llama levitaba entre sus manos.
En un arranque de optimismo y orgullo empezó a sonreir y ésta se fue apagando lentamente. Lo que estaba claro es que ella ponía de su parte y estaba segura de que tarde o temprano lo conseguiría.

Birdie in action!

Tenía gran destreza con el cuchillo. Estaba jugando con él, dándole vueltas sobre el dedo índice, jugando como si de un juguete se tratara. De vez en cuando lo tiraba en alto y lo volvía a coger por el mango con mucha destreza. También parecia tener predilección por las cadenas que llevaba en sus muñecas colgando, tanto que hasta las chupaba. Se le veía a un grandullon bastante osco, de muy malos modales y con muy poca inteligencia. Su enorme masa muscular y su estatura daban bastante respeto, aunque dejaban entrever una logica torpeza de movimientos.
Portaba una botas de punta fina de hierro amarronadas, que le hacian mas temible todavía. su mirada despiadada se centraba incesantemente, acompañada ésta de una mueca de humor en su gesto lo hacian todavia más abominable.
Iba acompañado de un nutrido grupo de pandilleros mafiosos, cerrando el paso de su camino.
Comenzó a agitar con su brazo izquierdo, las enormes cadenas que que portaba enredadas en círculo cual vaquero cazan…

Energia diabólica, Satsui no Hado.

En su largo camino de regreso al Dojo se encontró ante una enorme cueva pedregosa y oscura con una amplía entrada, cubierta tras un manto de agua que caía desde lo alto de la montaña de forma intensa e incesante. Al fondo, quizá a un kilómetro, una pequeña luz rojiza se cernía sobre la intensa negrura salvaje de aquel lugar.
Curioso y con una corazonada se adentró cauteloso en su interior con el propósito de explorar un poco que mal se cernía allí adentro ya que desprendía un chi negativo muy intenso.
Aun así y sabiendo que podría albergar algún peligro insólito dentro quería saber de donde provenía aquel mal. Desde luego no era de ningún animal de la zona eso estaba claro, la mayoría de ellos no desprendían esa energía tan extraña.

El murmuro del aire viciado que entraba serpenteando por las paredes y huecos del rocaje parecían decirle algo.

A lo lejos, se oían el sonido ronco y antinatural de algo que le estremecía de alguna forma. Se escondío tras unas rocas para ver de que se tra…