Colillas de tabaco.

0

Uno de los problemas más consabidos en la sociedad actual es el de las colillas que se arrojan al suelo de forma habitual. 

Una inmensa cantidad de colillas pululan por los suelos de todo el mundo, y personas sin ningún tipo de preocupación las tira sin pensar en las consecuencias. Habría que ver si estas personas tienen sus casas igual de sucias que las calles.

Realmente creo que debería de haber más conciencia y respeto sobre este tema. Es algo que me preocupa y debería de cambiar. 

Pero no basta con concienciar a las personas sino cambiar el modo en que las corporaciones y la sociedad logren unas sinergias a favor de dar un respiro al planeta.

Por ello, voy escribir un historieta que simboliza está situación. Espero os guste y os haga pensar un poco sobre este asunto.

Esta historia la he creado para apoyar a un grupo que he conocido por Facebook, de Catalunya y que considero que están haciendo una labor increible con los restos de colilla del tabaco. Os dejaré más abajo más info sobre esta iniciativa si os interesa. 

Quiero aportar mi granito de arena como sé hacerlo y como me gusta, con relatos y dibujitos. :)

Las aventuras de Arturete.



Arturete le encantaba pasear por la costa de su ciudad natal. Muchas veces recorría kilómetros y llegaba a casa con un sonrisa de oreja a oreja. 
Durante mucho tiempo, disfrutaba de sus largos paseos y caminatas y se deleitaba al observar el cielo azul claro cuando hacía buen tiempo o las brisas eran frescas pero siempre lo hacía viviendo un intensa paz y alegría.

Un día como otro cualquiera, a Arturete se le ocurrió salir una mañana pero se encontró algo inesperado. El suelo arenoso de la costa se entremezclaba con el color blanco y anaranjado de muchas colillas de tabaco que la corriente arrastraba e impedía el paso de los caminantes como Arturete. También había restos de otros productos y plásticos que no permitían el paso al pobre Arturete.

De pronto, esa inmensa cantidad de desperdicio se alzó unos metros hacia arriba ante los ojos incrédulos de Arturete, que reccionó huyendo de aquella pesadilla. El resto de gente que por allí andaba también corría despavorida.

Ese monstruo que llevaba años latente en esa zona, emergió engullendo todo lo que se acercaba a su paso, dando lugar a una zona de muerte y enfermedad. Su poder era cada vez mayor y cada vez resultaba más grande y era imparable.

Arturete estaba realmente preocupado por aquella situación y la mayoría de las personas que allí vivian marchaban a otro lugar, otras perecían arrollados por el poder de persuasión de este increible demonio que pastaba a sus anchas por buena parte de la costa, otras personas morían asfixiadas por las particulas que desprendia.

Aquel lugar que antes era todo claro y precioso se volvió oscuro y nadie se acercaba a aquel terrible lugar que otrora era hermoso y sereno, lleno de vida.

Arturete no podía permitir que aquel ser siguiera creciendo y expandiendose indefinidadmente porque a ese paso no quedaría nada ni nadie vivo y todo lo que conocía se acabaría para siempre.

Investigando, descubrío algo interesante. Desde hacía años existía un grupo de personas que luchaban para erradicar a esta plaga que ya se había extenido por diversos paises y regiones del mundo. Asi que Arturete se acercó a un grupo que tenía su sede cerca de su casa y allí encontró a un hombre de mediana edad quien representaba al grupo en aquella zona.

Arturete le preguntó cómo era posible erradicar a ese monstruo que había plantado en las arenas de la playa cercana a su hogar. La gente ya no sabía que hacer frente a esa criatura feroz, habia hecho de todo para combatirla pero no había manera de acabar con ella y cada vez era peor.

Aquel hombre sonrío y contestó con absoluta calma que él y su grupo se encargarían de aquel problema esa misma tarde, que él mismo le avisaría cuando estuviera resuelto aquel problema.

Al día siguiente, por la tarde aquel misterioso señor hizo aparición en la puerta de la casa de Arturete.
El chico abrió la puerta y vio al hombre, quien le informo de que aquella zona estaba volviendo a la normalidad.

Arturete quedó impresionado de la hazaña de aquel misterioso grupo y no pudo evitar preguntarle cómo había hecho por resolver ese problema.

Entonces el hombre sacó de su mochila una botella que emanaba un brillo dorado. En ella podían verse los feroces monstruos revoloteando dentro de ella. Aquel monstruo feroz y enorme yacía dentro de la botella de cristal intentado salir sin poder y junto a el, otros seres también revoloteaban por el recipiente.

Aquel hombre le contestó:

Sólo fuimos con esta botella, cada uno de nosotros usabamos una distinta, la colocabamos cerca del ente  y cada vez se hacía más pequeño Las botellas tenían el poder de succionar  poco a poco el poder de aquella bestia. Hasta que lograban introducirlo en sus botellas tan diminuto como se veía.

El poder que emana de estas botellas es el que es gracias al esfuerzo que ponemos por arreglar el problema, es la actitud por arreglar lo que podemos arreglar. Sin la actitud precisa el poder de las botellas no serviría de nada.

El chico quedó sorpendido y desde entonces se unió a aquel grupo con la intención ayudar y aportar soluciones a aquel problema. De esta forma el grupo podía crecer y ser más activo y convincente.
Arturete ayudaba en lo que sabía y podía para erradicar el mal de las colillas de los suelos de su barriada y estaba funcionando.

Si queréis, pódeis ayudar a esta iniciativa que comentaba, el enlace de la página de Facebook es:


Si os ha gustado este relato, por favor, sentiros libres de compartirlo y dar vuestra opinión. Con ello me ayudareis a seguir escribiendo relatos como este.

Gracias y saludetes! :) 
Author Image

About siskomon
Soratemplates is a blogger resources site is a provider of high quality blogger template with premium looking layout and robust design

No hay comentarios: