Ir al contenido principal

Linea de movimiento y poses de acción.

No sé si os habeis fijado en alguna ocasión, en las películas de animación, que seguro que sí, pero la mayoría de ellas tienen esa cosa que te hacen sentir algo, que te hacen sumergirte en su atmósfera de alguna forma y te quedas embelesado y el tiempo se te pasa volando. Y yo te voy a decir uno de esos motivos y no es otro que el de la acción y la elaboracion de la linea de movimiento que el artista ha estudiado al plasmar la animación final, esto es el resultado de la escena final. 
Antes de que lo veas en el cine o en tu casa, se ha calculado al detalle cada gesto y movimiento del personaje en cuestión durante dias, semanas incluso años, vamos que no es moco de pavo. 
Gracias a estas personas puedes maravillarte con estas peliculas de animación tan entretenidas.
Pero claro, para llegar hasta allí, el animador ha tenido que ejecutar un sinfín de ilustraciones previas, ya no me refiero para el filme, sino al estudio que el artista ha hecho desde su experiencia dibujando y desarrollando …

La herida del mal.


La tormenta no amainaba en aquella noche umbría, un árbol ardía tímidamente, desde hacía un rato, a causa del impacto de un relámpago a escasos metros de donde se encontraban los dos contrincantes, formándose a la vez una pequeña humareda en la copa de éste, señal de que el fuego estaba casi en las últimas porque aquella lluvía era insistente y calaba los huesos.
Las nubes azul marino teñían el cielo por completo y el ruido ensordecedor de aquellos truenos era incesante, y a todo eso se le unía un tremendo viento huracanado que entibiaba aún más la poca visibilidad, percibiéndose solo la negrura de las figuras a pocos metros de él, ni siquiera podía casi advertir el blanco pálido del traje de su oponente. Sólo escuchaba el sonido del viento, un silbido que no cesaba, y el movimiento de las hojas que le rodeaban, también de vez en cuando el estallido de la tormenta.
Percibió una gran ira contenida dentro de sí, algo indescriptible, quizá un odio contenido, o un miedo había surgido al encontrarse con su propia oscuridad, su sombra en forma de luchador, largo tiempo escondida en lo profundo de su ser… Lo que era claro que es que no era capaz de aceptar aquello, esa idea le horrorizaba, no estaba preparado para soportar aquella derrota.
Observó momentáneamente su mano derecha temblorosa que se acercó con gran dificultad y lentamente, posándose en su pecho dolorido, justo donde chorreaban grandes cantidades de sangre a lo largo de todo su corpulento torso, allí donde se hallaba aquella herida abierta, brotaba en un color rojizo oscuro, desde su pectoral derecho hasta casi llegar a la cadera, en diagonal.
Estaba medio arrodillado en aquel oscuro territorio, rodeado de grandes hierbas que cubrían casi su piernas por completo y su dificultad respiratoria por el cansancio de la lucha era evidente, las gotas de sudor recorrían las formas de su frente sin cesar, nublándole éstas, la vista del único ojo que le permitía ver con gran dificultad, incluso todo daba vueltas a su alrededor y pareciese que el tiempo hubiera dejado de avanzar. Y es que llevaba aproximadamente una hora luchando a gran intensidad y su corazón era como una canción de tambores dentro de su cabeza, palpitando y retumbando incesantemente. En tantos años que había luchado, nunca había llegado hasta ese límite, era una sensación nueva para él.
Los dientes rechinaban y dejaban entrever una desesperación casi absoluta, su ira no hacía más que ir en aumento y no podía permitirse una derrota con ese extraño oponente surgido de la nada, que de forma insólita había conseguido tumbarle y en esas circunstancias, a él, un campeón mundial de Muay Thai, con gran experiencia y técnica de lucha. Realmente no pensaba que hubiera alguien que pudiera hacerle sombra. Su ego estaba totalmente al descubierto, tocado, expuesto por primera vez, como si hubiera tocado con un muro.
La totalidad de sus músculos quemaban y la lluvia se evaporaba en el contacto con todo su cuerpo, completamente engarrotado y sin casi fuerzas para siquiera levantarse. Su mano derecha se apoyaba sobre su rodilla derecha con el fin de aguantar a duras penas, y no caer desfallecido.
De pronto, y  en un esfuerzo sobrehumano y completamente fuera de si, logró erguirse del suelo, su mirada era un odio jamás visto en él, su boca medio abierta ahora por la incredulidad de aquella situación.
Comenzó a caminar con la intención de un contraataque a la desesperada, y en un ataque de locura descontrolada, con un grito casi gutural y temible corrió primero lentamente, aplastando el fango y dejando las enormes huellas de sus  pies tras de si, tropezando con alguna piedra por el camino, sin caerse, medio tambaleándose como si comenzara a caminar de nuevo, hacía un lado y hacia el otro. Seguido de un apresurado y forzado spring hacía aquel luchador de traje blanco y cinta roja que tenía delante, cual espectro, como si la muerte estuviera esperándole, llamándole a la puerta con una sonrisa de placer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Street of Rage renace 25 años después.

Parece mentira lo que puede dar de si un videojuego, sino que se lo digan a los creadores de SOF, Street Fighter y otras leyendas consagradas de los años 80 y 90.

Street of Rage, un videojuego de lucha callejera que dió a luz en el año 91, tuvo una gran repercusión en aquella época para la mayoría de consoleros del bando de la difunta Sega, en cuanto a consolas se refiere.

Puede decirse que éste juego era la competencia directa del juego referencia de Capcom, Final Fight.
Con la llegada de Street of Rage 2, este videojuego se consagró en la lista de mejores juegos de lucha callejera de la época, de Sega.

Un dato importante y digno de mención es que a día de hoy, 25 años después, si dispones de Steam, puedes descargarte el juego por un módico precio y revivir las clásicas luchas.
Yo me he hecho con él y realmente es como tener una reliquía aunque no sea en formato físico, aquél que apareció para la flamante consola de Sega, Mega Drive. Pero lo tienes en el PC, accesible en todo mo…

Sorprendentes estatuas de gaming, cómics y series.

Desde siempre es conocida la pasión de algunas personas por las estatuas y más si nos referimos sobretodo a la temática gaming, cómics y series ultramodernas que tienen un gran impacto en la sociedad de hoy. Yo por ejemplo siempre he sentido cierto interés por éllas.
Obviamente no llegan al nivel de la industria de los juegos ni el cine pero están ahi como en segundo plano, valga la redundancia, ofreciendo obras maestras y realmente dan de que hablar. 

Muchas son las veces que me he paseado por Salones del Manga o del Cómic, o tiendas especializadas en estas categorías y la verdad que al menos en los últimos eventos han proliferado figuras relacionadas con los mejores mangas y cómics de la historia, los más reconocidos y los que más influencia están teniendo en el mundillo en la actualidad.

Quizá, ahora se valora más que antes el coleccionismo de figuras de videojuegos y manga, porque antaño se veían, pero no en exceso, almenos aqui en mi pais. Ahora se ve la evolución de tiendas es…

Sombra atormentada.

Era justo lo que esperaba. La evolución de su hermano había sido considerable desde su último encuentro. Aunque él no había querido seguir los pasos de Gouken, admiraba y envidiaba en cierta manera su personalidad y su fuerza interior, contraria a la que había desarrollado él mismo con esfuerzo y tesón. Lamentablemente, Gouken seguía los pasos de su maestro, a quien en algun momento él admiró. Pero ese camino lo debilitaba como un próspero luchador, cosa que él detestaba. Estancarse era parte de una caída segura hacía el fin como guerrero respetable.
Desafortunadamente era inevitable el destino fatal de su profesor, ya que él debía y necesitaba cuestionar las artes limitadoras que enseñaba Goutetsu para demostrar tanto a él como a su hermano de que estaban equivocados y sus técnicas eran arcaicas y poco potenciadoras. Les impedían aumentar su energía.

Aquél fátidico día, cerca del Dojo logró superarse a si mismo, derrotando y acabando con la vida del que fue su mentor. No le dejó otr…